Un sistema de visión artificial detectará la almendra amarga para poner fin a su comercialización en España